es opay

Sony Ericsson ha dejado de existir. Amén

La tragedia de Sony Ericsson está relacionada con una de las empresas matrices, a saber, Sony. Pero esto fue precedido por una historia que muchos ya olvidaron o nunca conocieron. La empresa conjunta entre Ericsson y Sony nació el 1 de octubre de 2001, hace casi 10 años. El motivo de su aparición fue el fracaso de Ericsson en el mercado de la telefonía móvil, uno de los antiguos líderes perdía constantemente cuota de mercado. Y esto es en un mercado de rápido crecimiento, donde el finlandés Nokia comenzó a tocar el primer violín. Si en 2000 la cuota de mercado de Ericsson era del 10 por ciento (43,3 millones de teléfonos), en 2001 la empresa creía que sólo podía tener el 7 por ciento y la caída continuaría. Era importante para Ericsson hacer que la división de teléfonos móviles alcanzara el punto de equilibrio, pero la empresa no sabía cómo lograrlo. Uno de los pasos desesperados fue el traslado de sus propias fábricas a Flextronics y la revisión de la línea de productos. A lo largo de 2000, Ericsson estuvo bajo una enorme presión. Incendio en la fábrica de Philips en Nuevo México que descarriló los planes de envío de chips y causó pérdidas. En esa historia, Ericsson decidió mostrar lealtad y creía que Philips restauraría rápidamente la producción. Nokia, que también compró chips de esta fábrica, se volvió a centrar urgentemente en otros chips y perdió alrededor de un mes. Ericsson perdió casi medio año hasta que encontraron un reemplazo para estos chips. Este es el año 2000 a través de los ojos de Ericsson. Sólo malas noticias y sin luz por delante. Por otro lado, el presidente de la compañía desmiente públicamente todos los rumores sobre una posible salida de Ericsson del mercado de telefonía móvil y dice que la empresa es simplemente impensable sin estos productos, son importantes para ella.

Para diciembre de 2000, cuando la empresa se dio cuenta de que ni la reducción de personal ni la eliminación de la costosa investigación y desarrollo ahorrarían dinero, la marca Ericsson pudo salir del mercado de productos de consumo. Entonces, cuando Sony propuso una empresa conjunta a fines de 2000, la gerencia de Ericsson tomó la noticia como un milagro. La empresa se salvó y Sony ni siquiera pretendió abandonar el nombre de la empresa en nombre de la futura empresa conjunta. Las responsabilidades se distribuyeron de manera muy simple: Sony aportó el diseño y el marketing a varios mercados, y la tarea de Ericsson era desarrollar el hardware de los teléfonos, determinar las especificaciones e investigar el mercado. Sony invirtió en la empresa conjunta, se convirtió en una bolsa de dinero. Y esto es comprensible, porque la empresa no podía ofrecer nada más que dinero y un diseño inusual para una empresa conjunta. En 2000, la cuota de mercado mundial de Sony era inferior al uno por ciento y estaba disminuyendo rápidamente. La mayoría de los 7 millones de dispositivos producidos estaban en almacenes, en los años siguientes se vendieron con un gran descuento.

Teléfonos elegantes e interesantes, a diferencia de la competencia, no encontraron su audiencia debido al alto costo. Recuerdo el Sony Z5, el modelo superior con JogDial, que era increíble. Pero así como no se adaptó a la vida real, el teléfono perdía llamadas constantemente, la calidad de la comunicación estaba más allá de toda crítica. Y luego comenzó la falla masiva de esa misma rueda mecánica.

Dos empresas sin éxito se unieron para crear algo nuevo. Nadie pronosticó una vida tranquila para esta alianza. Desde su creación el 1 de octubre de 2001, Sony Ericsson cuenta con 3500 empleados en todo el mundo y tiene su sede en Londres. En Ericsson, desde los primeros días de existencia de la hija, estaban muy celosos de invertir en ella y no creían en el éxito futuro. En 2002-2003, los altos directivos de Ericsson discutieron repetida y públicamente la posibilidad de retirarse de la empresa o terminar su financiación si no se recibe el primer beneficio. Por ejemplo, el CEO de Ericsson, Kurt Hellstrom, dijo en 2002 que no descartaría la posibilidad de dejar de asignar dinero a Sony Ericsson si la empresa no aprendía cómo obtener ganancias en los próximos dos trimestres. En respuesta, Sony ha dicho públicamente que no ve problemas con la empresa conjunta y que seguirá financiándola por completo. La comunicación entre los líderes de Ericsson y Sony pasaba por periódicos y revistas económicas, y la dirección de Sony Ericsson estaba atrapada entre la espada y la pared. En ese momento, no solo surgieron los primeros desacuerdos, sino las semillas de una guerra corporativa que destruyó la empresa conjunta.

En camino a la rentabilidad - 2001-2007

Cuando se formó la empresa conjunta, Ericsson estaba listo para hacer una revolución tecnológica y derrotar a Nokia. Pero no tuvieron tiempo, porque la empresa dejó de creer en esta división, y lo más importante, en su propia fuerza. Ericsson T68 fue el primer producto que apareció inmediatamente después de la fundación de la empresa, pero todavía se etiquetaba como Ericsson. No fue una subestimación decir que era un modelo revolucionario, que introdujo una pantalla a color (256 colores), innovaciones en el menú, plástico suave al tacto y, posteriormente, una versión Bluetooth de este dispositivo (T68m).

La historia no reconoce el modo subjuntivo, pero estoy seguro de que si Ericsson hubiera decidido apoyar su división por su cuenta, la empresa habría obtenido beneficios en 2004 al igual que Sony Ericsson. Hasta 2005, todo lo que ingresaba al mercado era creado por ingenieros de Ericsson y la influencia de Sony en la marca era mínima. La empresa introdujo constantemente modelos interesantes en el mercado, aunque perdió cuota de mercado debido a su frenético crecimiento. Pero aumentó las ventas.

Para 2005, Ericsson logró superar el nivel de ventas de 2000 y la empresa entró en la etapa de crecimiento. En ese momento, Sony Ericsson priorizó los teléfonos con cámaras integradas, dispositivos de música y teléfonos inteligentes (el P800 fue el primer teléfono inteligente con pantalla táctil de la compañía, si no se tiene en cuenta el Ericsson R380). Fue en 2005 cuando se manifestó el efecto de la fusión, la compañía introdujo una línea de teléfonos musicales usando la marca Walkman, que ya había perdido su valor para la mayoría. La combinación de esta marca y los teléfonos móviles se ha convertido en la seña de identidad de Sony Ericsson. Otra marca recibida de Sony fue CyberShot para teléfonos con cámara de calidad. El camino hacia el éxito pasó por los productos desarrollados por Ericsson: primero fue el Ericsson T68, luego el súper popular Sony Ericsson T610 y luego el Sony Ericsson K750/W800.

En 2005, el futuro de Sony Ericsson parecía brillante, todos estaban emocionados y llenos de planes. Los ingenieros estaban construyendo dispositivos de juego porque la dirección de la empresa sentía que este era el próximo gran nicho de mercado al que debería apuntar una empresa innovadora como Sony Ericsson. Desafortunadamente, cuando Sony se enteró de que su hija se estaba preparando para lanzar teléfonos portátiles con capacidades de juego, no solo se indignaron, sino que también hicieron una rabieta uniforme.No se habló de ningún uso de la marca Playstation, pero Sony exigió que la compañía detuviera cualquier desarrollo de teléfonos para juegos, ya que podrían competir con las consolas de juegos portátiles. Los argumentos de la razón y la exhortación no funcionaron, Sony no entendía que si no creaban esos dispositivos, serían otras empresas y era cuestión de tiempo. Como muestra la historia, lo hizo. Pero en Sony Ericsson, sin sospecharlo, ellos mismos provocaron una guerra intraempresarial, para la que la empresa no estaba preparada. Sony decidió que era necesario controlar los procesos que tenían lugar dentro de Sony Ericsson para no permitir libertades como las de los teléfonos para juegos. La gente de Sony comenzó a pelear por la adopción de ciertas decisiones, disputó muchos puntos, implementación de decisiones y tareas que, en su opinión, "perjudicaban" a Sony. Ganaron en 2007. Aunque hay que decir que desde los primeros días, por acuerdo tácito, se nombró a gente de Sony para el puesto de CEO. El problema ocurrió con el segundo CEO, Miles Flint tomó las ideas establecidas por el equipo de Sony Ericsson demasiado de cerca, se volvió demasiado innovador y se balanceó mucho. En consecuencia, en septiembre de 2007, a petición propia, abandonó la empresa. Y fue una clara victoria para el espíritu de Sony dentro de Sony Ericsson. A partir de ese momento, comenzó un largo camino hacia abajo, y los directores generales fueron reemplazados por varias razones.

Fue en este momento que Sony Ericsson personalmente me habló de las dificultades temporales en la empresa, fue a principios de 2008. A mediados de 2008, me convertí en persona non grata de Sony Ericsson, ya que mi evaluación de las acciones de la empresa, los productos y su actitud hacia el mercado fue marcadamente negativa, lo que se confirmó por sus pérdidas, así como por la pérdida constante del mercado. . Lamentablemente o con alegría, estoy escribiendo este material, y muchos empleados de la empresa lo han dejado a lo largo de los años. A pesar de la declaración declarativa, no creían en su futuro.

Último acorde antes del entierro

Sony Ericsson existe desde hace poco más de diez años. El 27 de octubre de 2011, Sony anunció oficialmente que estaba ofreciendo 1.050 millones de euros por el 50% de las acciones de Sony Ericsson y planea cerrar el trato en enero de 2012 (retraso debido a la aprobación regulatoria). Desde Ericsson se transfiere parte de las patentes y licencias cruzadas de patentes que se utilizan en los teléfonos de la compañía. Teniendo en cuenta las estruendosas guerras de patentes, el valor de las patentes que posee Ericsson hoy y que Sony recibe se mide en otros números, estos son decenas de miles de millones de dólares. Pero era importante para Ericsson salir de este negocio, la empresa no veía ninguna mejora en los próximos años para Sony Ericsson, y eso fue precisamente lo que dictó la decisión.

Sony no dice exactamente cuándo planea dejar el nombre de Sony Ericsson, es poco probable que esto suceda en 2012, 2013 o incluso 2014 parece más probable. Debe entenderse que al desechar la palabra Ericsson, la empresa no solo pierde su antiguo nombre, sino que se convierte en una organización completamente diferente. La empresa se integrará en Sony como una de las divisiones con todas las consecuencias que ello conlleva (otra cultura corporativa, otras metas y objetivos). La nueva división de Sony Mobile no solo contará con teléfonos, sino también con tabletas, además de otros dispositivos móviles (pero no videoconsolas, aunque es posible que se trasladen aquí más adelante). Desafortunadamente, Sony tiene una comprensión deficiente del mercado de dispositivos móviles, lo que demuestra el comienzo fallido de las ventas de las tabletas de Sony en todo el mundo. No hay razón para creer que Sony Ericsson todavía tiene personas que de alguna manera entienden este mercado, han estado trabajando en otras empresas durante mucho tiempo. Sin embargo, las ventas lo demuestran en todo su esplendor.

Desafortunadamente, tengo que admitirlo, la nueva compañía no tendrá nada nuevo con el viejo Sony Ericsson. Además, la estrategia de Sony es lanzar artilugios elegantes y costosos que sean visualmente atractivos, tal vez incluso inusuales a nivel de software, pero muy promedio en términos de rendimiento. Esta no es una empresa que crea innovaciones, como lo hizo una vez Ericsson en una empresa conjunta. Por supuesto, para mantener las ventas, el nuevo propietario de la marca hablará de innovaciones, pero en realidad todo resultará ser marketing exagerado, como lo hemos estado viendo durante el último año para los productos de Sony Ericsson. De hecho, la transición se produjo, la ideología de Sony ya reina dentro de Sony Ericsson, faltan los últimos retoques. El camino descendente continuará, hoy Sony Ericsson ha absorbido a todos aquellos que no son capaces de hacer un gran avance y prefieren ver morir a la compañía. Desafortunadamente, lo es.

Para mí, Sony Ericsson fue uno de mis fabricantes favoritos hasta 2008. Le rendí homenaje a los ingenieros de la empresa, por los teléfonos que lograron crear, por el hecho de que Nokia y otras empresas los copiaron. Todo está en el pasado, porque en algún momento se perdieron. Y a partir de ese momento se me hizo imposible amar a Sony Ericsson. De vez en cuando salían teléfonos que eran agradables, pero eso es todo. No hubo logros evidentes. Otra marca que ha perdido su espíritu, una cáscara vacía. Y hasta cierto punto me alegro de que finalmente se entierre a este muerto viviente. Los zombis no deben deambular entre personas vivas. Y recordaré la época en que Sony Ericsson era genial. Amén.

Sony Ericsson ha dejado de existir. Amén

La tragedia de Sony Ericsson está relacionada con una de las empresas matrices, a saber, Sony. Pero esto fue precedido por una historia que muchos ya olvidaron o nunca conocieron. La empresa conjunta entre Ericsson y Sony nació el 1 de octubre de 2001, hace casi 10 años. El motivo de su aparición fue el fracaso de Ericsson en el mercado de la telefonía móvil, uno de los antiguos líderes perdía constantemente cuota de mercado. Y esto es en un mercado de rápido crecimiento, donde el finlandés Nokia comenzó a tocar el primer violín. Si en 2000 la cuota de mercado de Ericsson era del 10 por ciento (43,3 millones de teléfonos), en 2001 la empresa creía que sólo podía tener el 7 por ciento y la caída continuaría. Era importante para Ericsson hacer que la división de teléfonos móviles alcanzara el punto de equilibrio, pero la empresa no sabía cómo lograrlo.Uno de los pasos desesperados fue el traslado de sus propias fábricas a Flextronics y la revisión de la línea de productos. A lo largo de 2000, Ericsson estuvo bajo una enorme presión. Incendio en la fábrica de Philips en Nuevo México que descarriló los planes de envío de chips y causó pérdidas. En esa historia, Ericsson decidió mostrar lealtad y creía que Philips restauraría rápidamente la producción. Nokia, que también compró chips de esta fábrica, se volvió a centrar urgentemente en otros chips y perdió alrededor de un mes. Ericsson perdió casi medio año hasta que encontraron un reemplazo para estos chips. Este es el año 2000 a través de los ojos de Ericsson. Sólo malas noticias y sin luz por delante. Por otro lado, el presidente de la compañía desmiente públicamente todos los rumores sobre una posible salida de Ericsson del mercado de telefonía móvil y dice que la empresa es simplemente impensable sin estos productos, son importantes para ella.

Para diciembre de 2000, cuando la empresa se dio cuenta de que ni la reducción de personal ni la eliminación de la costosa investigación y desarrollo ahorrarían dinero, la marca Ericsson pudo salir del mercado de productos de consumo. Entonces, cuando Sony propuso una empresa conjunta a fines de 2000, la gerencia de Ericsson tomó la noticia como un milagro. La empresa se salvó y Sony ni siquiera pretendió abandonar el nombre de la empresa en nombre de la futura empresa conjunta. Las responsabilidades se distribuyeron de manera muy simple: Sony aportó el diseño y el marketing a varios mercados, y la tarea de Ericsson era desarrollar el hardware de los teléfonos, determinar las especificaciones e investigar el mercado. Sony invirtió en la empresa conjunta, se convirtió en una bolsa de dinero. Y esto es comprensible, porque la empresa no podía ofrecer nada más que dinero y un diseño inusual para una empresa conjunta. En 2000, la cuota de mercado mundial de Sony era inferior al uno por ciento y estaba disminuyendo rápidamente. La mayoría de los 7 millones de dispositivos producidos estaban en almacenes, en los años siguientes se vendieron con un gran descuento.

Teléfonos elegantes e interesantes, a diferencia de la competencia, no encontraron su audiencia debido al alto costo. Recuerdo el Sony Z5, el modelo superior con JogDial, que era increíble. Pero así como no se adaptó a la vida real, el teléfono perdía llamadas constantemente, la calidad de la comunicación estaba más allá de toda crítica. Y luego comenzó la falla masiva de esa misma rueda mecánica.

Dos empresas sin éxito se unieron para crear algo nuevo. Nadie pronosticó una vida tranquila para esta alianza. Desde su creación el 1 de octubre de 2001, Sony Ericsson cuenta con 3500 empleados en todo el mundo y tiene su sede en Londres. En Ericsson, desde los primeros días de existencia de la hija, estaban muy celosos de invertir en ella y no creían en el éxito futuro. En 2002-2003, los altos directivos de Ericsson discutieron repetida y públicamente la posibilidad de retirarse de la empresa o terminar su financiación si no se recibe el primer beneficio. Por ejemplo, el CEO de Ericsson, Kurt Hellstrom, dijo en 2002 que no descartaría la posibilidad de dejar de asignar dinero a Sony Ericsson si la empresa no aprendía cómo obtener ganancias en los próximos dos trimestres. En respuesta, Sony ha dicho públicamente que no ve problemas con la empresa conjunta y que seguirá financiándola por completo. La comunicación entre los líderes de Ericsson y Sony pasaba por periódicos y revistas económicas, y la dirección de Sony Ericsson estaba atrapada entre la espada y la pared. En ese momento, no solo surgieron los primeros desacuerdos, sino las semillas de una guerra corporativa que destruyó la empresa conjunta.

En camino a la rentabilidad - 2001-2007

Cuando se formó la empresa conjunta, Ericsson estaba listo para hacer una revolución tecnológica y derrotar a Nokia. Pero no tuvieron tiempo, porque la empresa dejó de creer en esta división, y lo más importante, en su propia fuerza. Ericsson T68 fue el primer producto que apareció inmediatamente después de la fundación de la empresa, pero todavía se etiquetaba como Ericsson. No fue una subestimación decir que era un modelo revolucionario, que introdujo una pantalla a color (256 colores), innovaciones en el menú, plástico suave al tacto y, posteriormente, una versión Bluetooth de este dispositivo (T68m).

La historia no reconoce el modo subjuntivo, pero estoy seguro de que si Ericsson hubiera decidido apoyar su división por su cuenta, la empresa habría obtenido beneficios en 2004 al igual que Sony Ericsson. Hasta 2005, todo lo que ingresaba al mercado era creado por ingenieros de Ericsson y la influencia de Sony en la marca era mínima. La empresa introdujo constantemente modelos interesantes en el mercado, aunque perdió cuota de mercado debido a su frenético crecimiento. Pero aumentó las ventas.

Para 2005, Ericsson logró superar el nivel de ventas de 2000 y la empresa entró en la etapa de crecimiento. En ese momento, Sony Ericsson priorizó los teléfonos con cámaras integradas, dispositivos de música y teléfonos inteligentes (el P800 fue el primer teléfono inteligente con pantalla táctil de la compañía, si no se tiene en cuenta el Ericsson R380). Fue en 2005 cuando se manifestó el efecto de la fusión, la compañía introdujo una línea de teléfonos musicales usando la marca Walkman, que ya había perdido su valor para la mayoría. La combinación de esta marca y los teléfonos móviles se ha convertido en la seña de identidad de Sony Ericsson. Otra marca recibida de Sony fue CyberShot para teléfonos con cámara de calidad. El camino hacia el éxito pasó por los productos desarrollados por Ericsson: primero fue el Ericsson T68, luego el súper popular Sony Ericsson T610 y luego el Sony Ericsson K750/W800.

En 2005, el futuro de Sony Ericsson parecía brillante, todos estaban emocionados y llenos de planes. Los ingenieros estaban construyendo dispositivos de juego porque la dirección de la empresa sentía que este era el próximo gran nicho de mercado al que debería apuntar una empresa innovadora como Sony Ericsson. Desafortunadamente, cuando Sony se enteró de que su hija se estaba preparando para lanzar teléfonos portátiles con capacidades de juego, no solo se indignaron, sino que también hicieron una rabieta uniforme.No se habló de ningún uso de la marca Playstation, pero Sony exigió que la compañía detuviera cualquier desarrollo de teléfonos para juegos, ya que podrían competir con las consolas de juegos portátiles. Los argumentos de la razón y la exhortación no funcionaron, Sony no entendía que si no creaban esos dispositivos, serían otras empresas y era cuestión de tiempo. Como muestra la historia, lo hizo. Pero en Sony Ericsson, sin sospecharlo, ellos mismos provocaron una guerra intraempresarial, para la que la empresa no estaba preparada. Sony decidió que era necesario controlar los procesos que tenían lugar dentro de Sony Ericsson para no permitir libertades como las de los teléfonos para juegos. La gente de Sony comenzó a pelear por la adopción de ciertas decisiones, disputó muchos puntos, implementación de decisiones y tareas que, en su opinión, "perjudicaban" a Sony. Ganaron en 2007. Aunque hay que decir que desde los primeros días, por acuerdo tácito, se nombró a gente de Sony para el puesto de CEO. El problema ocurrió con el segundo CEO, Miles Flint tomó las ideas establecidas por el equipo de Sony Ericsson demasiado de cerca, se volvió demasiado innovador y se balanceó mucho. En consecuencia, en septiembre de 2007, a petición propia, abandonó la empresa. Y fue una clara victoria para el espíritu de Sony dentro de Sony Ericsson. A partir de ese momento, comenzó un largo camino hacia abajo, y los directores generales fueron reemplazados por varias razones.

Fue en este momento que Sony Ericsson personalmente me habló de las dificultades temporales en la empresa, fue a principios de 2008. A mediados de 2008, me convertí en persona non grata de Sony Ericsson, ya que mi evaluación de las acciones de la empresa, los productos y su actitud hacia el mercado fue marcadamente negativa, lo que fue confirmado por sus pérdidas, así como por la pérdida constante del mercado. . Lamentablemente o con alegría, estoy escribiendo este material, y muchos empleados de la empresa lo han dejado a lo largo de los años. A pesar de la declaración declarativa, no creían en su futuro.

Último acorde antes del entierro

Sony Ericsson existe desde hace poco más de diez años. El 27 de octubre de 2011, Sony anunció oficialmente que estaba ofreciendo 1.050 millones de euros por el 50% de las acciones de Sony Ericsson y planea cerrar el trato en enero de 2012 (retraso debido a la aprobación regulatoria). Desde Ericsson se transfiere parte de las patentes y licencias cruzadas de patentes que se utilizan en los teléfonos de la compañía. Teniendo en cuenta las estruendosas guerras de patentes, el valor de las patentes que posee Ericsson hoy y que Sony recibe se mide en otros números, estos son decenas de miles de millones de dólares. Pero era importante para Ericsson salir de este negocio, la empresa no veía ninguna mejora en los próximos años para Sony Ericsson, y eso fue precisamente lo que dictó la decisión.

Sony no dice exactamente cuándo planea dejar el nombre de Sony Ericsson, es poco probable que esto suceda en 2012, 2013 o incluso 2014 parece más probable. Debe entenderse que al desechar la palabra Ericsson, la empresa no solo pierde su antiguo nombre, sino que se convierte en una organización completamente diferente. La empresa se integrará en Sony como una de las divisiones con todas las consecuencias que ello conlleva (otra cultura corporativa, otras metas y objetivos). La nueva división de Sony Mobile no solo contará con teléfonos, sino también con tabletas, además de otros dispositivos móviles (pero no videoconsolas, aunque es posible que se trasladen aquí más adelante). Desafortunadamente, Sony tiene una comprensión deficiente del mercado de dispositivos móviles, lo que demuestra el comienzo fallido de las ventas de las tabletas de Sony en todo el mundo. No hay razón para creer que Sony Ericsson todavía tiene personas que de alguna manera entienden este mercado, han estado trabajando en otras empresas durante mucho tiempo. Sin embargo, las ventas lo demuestran en todo su esplendor.

Desafortunadamente, tengo que admitirlo, la nueva compañía no tendrá nada nuevo con el viejo Sony Ericsson. Además, la estrategia de Sony es lanzar artilugios elegantes y costosos que sean visualmente atractivos, tal vez incluso inusuales a nivel de software, pero muy promedio en términos de rendimiento. Esta no es una empresa que crea innovaciones, como lo hizo una vez Ericsson en una empresa conjunta. Por supuesto, para mantener las ventas, el nuevo propietario de la marca hablará de innovaciones, pero en realidad todo resultará ser marketing exagerado, como lo hemos estado viendo durante el último año para los productos de Sony Ericsson. De hecho, la transición se produjo, la ideología de Sony ya reina dentro de Sony Ericsson, faltan los últimos retoques. El camino descendente continuará, hoy Sony Ericsson ha absorbido a todos aquellos que no son capaces de hacer un gran avance y prefieren ver morir a la compañía. Desafortunadamente, lo es.

Para mí, Sony Ericsson fue uno de mis fabricantes favoritos hasta 2008. Le rendí homenaje a los ingenieros de la empresa, por los teléfonos que lograron crear, por el hecho de que Nokia y otras empresas los copiaron. Todo está en el pasado, porque en algún momento se perdieron. Y a partir de ese momento se me hizo imposible amar a Sony Ericsson. De vez en cuando salían teléfonos que eran agradables, pero eso es todo. No hubo logros evidentes. Otra marca que ha perdido su espíritu, una cáscara vacía. Y hasta cierto punto me alegro de que finalmente se entierre a este muerto viviente. Los zombis no deben deambular entre personas vivas. Y recordaré la época en que Sony Ericsson era genial. Amén.

Sony Ericsson ha dejado de existir. Amén

La tragedia de Sony Ericsson está relacionada con una de las empresas matrices, a saber, Sony. Pero esto fue precedido por una historia que muchos ya olvidaron o nunca conocieron. La empresa conjunta entre Ericsson y Sony nació el 1 de octubre de 2001, hace casi 10 años. El motivo de su aparición fue el fracaso de Ericsson en el mercado de la telefonía móvil, uno de los antiguos líderes perdía constantemente cuota de mercado. Y esto es en un mercado de rápido crecimiento, donde el finlandés Nokia comenzó a tocar el primer violín. Si en 2000 la cuota de mercado de Ericsson era del 10 por ciento (43,3 millones de teléfonos), en 2001 la empresa creía que sólo podía tener el 7 por ciento y la caída continuaría. Era importante para Ericsson hacer que la división de teléfonos móviles alcanzara el punto de equilibrio, pero la empresa no sabía cómo lograrlo.Uno de los pasos desesperados fue el traslado de sus propias fábricas a Flextronics y la revisión de la línea de productos. A lo largo de 2000, Ericsson estuvo bajo una enorme presión. Incendio en la fábrica de Philips en Nuevo México que descarriló los planes de envío de chips y causó pérdidas. En esa historia, Ericsson decidió mostrar lealtad y creía que Philips restauraría rápidamente la producción. Nokia, que también compró chips de esta fábrica, se volvió a centrar urgentemente en otros chips y perdió alrededor de un mes. Ericsson perdió casi medio año hasta que encontraron un reemplazo para estos chips. Este es el año 2000 a través de los ojos de Ericsson. Sólo malas noticias y sin luz por delante. Por otro lado, el presidente de la compañía desmiente públicamente todos los rumores sobre una posible salida de Ericsson del mercado de telefonía móvil y dice que la empresa es simplemente impensable sin estos productos, son importantes para ella.

Para diciembre de 2000, cuando la empresa se dio cuenta de que ni la reducción de personal ni la eliminación de la costosa investigación y desarrollo ahorrarían dinero, la marca Ericsson pudo salir del mercado de productos de consumo. Entonces, cuando Sony propuso una empresa conjunta a fines de 2000, la gerencia de Ericsson tomó la noticia como un milagro. La empresa se salvó y Sony ni siquiera pretendió abandonar el nombre de la empresa en nombre de la futura empresa conjunta. Las responsabilidades se distribuyeron de manera muy simple: Sony aportó el diseño y el marketing a varios mercados, y la tarea de Ericsson era desarrollar el hardware de los teléfonos, determinar las especificaciones e investigar el mercado. Sony invirtió en la empresa conjunta, se convirtió en una bolsa de dinero. Y esto es comprensible, porque la empresa no podía ofrecer nada más que dinero y un diseño inusual para una empresa conjunta. En 2000, la cuota de mercado mundial de Sony era inferior al uno por ciento y estaba disminuyendo rápidamente. La mayoría de los 7 millones de dispositivos producidos estaban en almacenes, en los años siguientes se vendieron con un gran descuento.

Teléfonos elegantes e interesantes, a diferencia de la competencia, no encontraron su audiencia debido al alto costo. Recuerdo el Sony Z5, el modelo superior con JogDial, que era increíble. Pero así como no se adaptó a la vida real, el teléfono perdía llamadas constantemente, la calidad de la comunicación estaba más allá de toda crítica. Y luego comenzó la falla masiva de esa misma rueda mecánica.

Dos empresas sin éxito se unieron para crear algo nuevo. Nadie pronosticó una vida tranquila para esta alianza. Desde su creación el 1 de octubre de 2001, Sony Ericsson cuenta con 3500 empleados en todo el mundo y tiene su sede en Londres. En Ericsson, desde los primeros días de existencia de la hija, estaban muy celosos de invertir en ella y no creían en el éxito futuro. En 2002-2003, los altos directivos de Ericsson discutieron repetida y públicamente la posibilidad de retirarse de la empresa o terminar su financiación si no se recibe el primer beneficio. Por ejemplo, el director ejecutivo de Ericsson, Kurt Hellstrom, dijo en 2002 que no descartaría la posibilidad de dejar de asignar dinero a Sony Ericsson si la empresa no aprendía cómo obtener ganancias en los próximos dos trimestres. En respuesta, Sony ha dicho públicamente que no ve problemas con la empresa conjunta y que seguirá financiándola por completo. La comunicación entre los líderes de Ericsson y Sony pasaba por periódicos y revistas económicas, y la dirección de Sony Ericsson estaba atrapada entre la espada y la pared. En ese momento, no solo surgieron los primeros desacuerdos, sino las semillas de una guerra corporativa que destruyó la empresa conjunta.

En camino a la rentabilidad - 2001-2007

Cuando se formó la empresa conjunta, Ericsson estaba listo para hacer una revolución tecnológica y derrotar a Nokia. Pero no tuvieron tiempo, porque la empresa dejó de creer en esta división, y lo más importante, en su propia fuerza. Ericsson T68 fue el primer producto que apareció inmediatamente después de la fundación de la empresa, pero todavía se etiquetaba como Ericsson. No fue una subestimación decir que era un modelo revolucionario, que introdujo una pantalla a color (256 colores), innovaciones en el menú, plástico suave al tacto y, posteriormente, una versión Bluetooth de este dispositivo (T68m).

La historia no reconoce el modo subjuntivo, pero estoy seguro de que si Ericsson hubiera decidido apoyar su división por su cuenta, la empresa habría obtenido beneficios en 2004 al igual que Sony Ericsson. Hasta 2005, todo lo que ingresaba al mercado era creado por ingenieros de Ericsson y la influencia de Sony en la marca era mínima. La empresa introdujo constantemente modelos interesantes en el mercado, aunque perdió cuota de mercado debido a su frenético crecimiento. Pero aumentó las ventas.

Para 2005, Ericsson logró superar el nivel de ventas de 2000 y la empresa entró en la etapa de crecimiento. En ese momento, Sony Ericsson priorizó los teléfonos con cámaras integradas, dispositivos de música y teléfonos inteligentes (el P800 fue el primer teléfono inteligente con pantalla táctil de la compañía, si no se tiene en cuenta el Ericsson R380). Fue en 2005 cuando se manifestó el efecto de la fusión, la compañía introdujo una línea de teléfonos musicales usando la marca Walkman, que ya había perdido su valor para la mayoría. La combinación de esta marca y los teléfonos móviles se ha convertido en la seña de identidad de Sony Ericsson. Otra marca recibida de Sony fue CyberShot para teléfonos con cámara de calidad. El camino hacia el éxito pasó por los productos desarrollados por Ericsson: primero fue el Ericsson T68, luego el súper popular Sony Ericsson T610 y luego el Sony Ericsson K750/W800.

En 2005, el futuro de Sony Ericsson parecía brillante, todos estaban emocionados y llenos de planes. Los ingenieros estaban construyendo dispositivos de juego porque la dirección de la empresa sentía que este era el próximo gran nicho de mercado al que debería apuntar una empresa innovadora como Sony Ericsson. Desafortunadamente, cuando Sony se enteró de que su hija se estaba preparando para lanzar teléfonos portátiles con capacidades de juego, no solo se indignaron, sino que también hicieron una rabieta uniforme.No se habló de ningún uso de la marca Playstation, pero Sony exigió que la compañía detuviera cualquier desarrollo de teléfonos para juegos, ya que podrían competir con las consolas de juegos portátiles. Los argumentos de la razón y la exhortación no funcionaron, Sony no entendía que si no creaban esos dispositivos, serían otras empresas y era cuestión de tiempo. Como muestra la historia, lo hizo. Pero en Sony Ericsson, sin sospecharlo, ellos mismos provocaron una guerra intraempresarial, para la que la empresa no estaba preparada. Sony decidió que era necesario controlar los procesos que tenían lugar dentro de Sony Ericsson para no permitir libertades como las de los teléfonos para juegos. La gente de Sony comenzó a pelear por la adopción de ciertas decisiones, disputó muchos puntos, implementación de decisiones y tareas que, en su opinión, "perjudicaban" a Sony. Ganaron en 2007. Aunque hay que decir que desde los primeros días, por acuerdo tácito, se nombró a gente de Sony para el puesto de CEO. El problema ocurrió con el segundo CEO, Miles Flint tomó las ideas establecidas por el equipo de Sony Ericsson demasiado de cerca, se volvió demasiado innovador y se balanceó mucho. En consecuencia, en septiembre de 2007, a petición propia, abandonó la empresa. Y fue una clara victoria para el espíritu de Sony dentro de Sony Ericsson. A partir de ese momento, comenzó un largo camino hacia abajo, y los directores generales fueron reemplazados por varias razones.

Fue en este momento que Sony Ericsson personalmente me habló de las dificultades temporales en la empresa, fue a principios de 2008. A mediados de 2008, me convertí en persona non grata de Sony Ericsson, ya que mi evaluación de las acciones de la empresa, los productos y su actitud hacia el mercado fue marcadamente negativa, lo que se confirmó por sus pérdidas, así como por la pérdida constante del mercado. . Lamentablemente o con alegría, estoy escribiendo este material, y muchos empleados de la empresa lo han dejado a lo largo de los años. A pesar de la declaración declarativa, no creían en su futuro.

Último acorde antes del entierro

Sony Ericsson existe desde hace poco más de diez años. El 27 de octubre de 2011, Sony anunció oficialmente que estaba ofreciendo 1.050 millones de euros por el 50% de las acciones de Sony Ericsson y planea cerrar el trato en enero de 2012 (retraso debido a la aprobación regulatoria). Desde Ericsson se transfiere parte de las patentes y licencias cruzadas de patentes que se utilizan en los teléfonos de la compañía. Teniendo en cuenta las estruendosas guerras de patentes, el valor de las patentes que posee Ericsson hoy y que Sony recibe se mide en otros números, estos son decenas de miles de millones de dólares. Pero era importante para Ericsson salir de este negocio, la empresa no veía ninguna mejora en los próximos años para Sony Ericsson, y eso fue precisamente lo que dictó la decisión.

Sony no dice exactamente cuándo planea dejar el nombre de Sony Ericsson, es poco probable que esto suceda en 2012, 2013 o incluso 2014 parece más probable. Debe entenderse que al desechar la palabra Ericsson, la empresa no solo pierde su antiguo nombre, sino que se convierte en una organización completamente diferente. La empresa se integrará en Sony como una de las divisiones con todas las consecuencias que ello conlleva (otra cultura corporativa, otras metas y objetivos). La nueva división de Sony Mobile no solo contará con teléfonos, sino también con tabletas, además de otros dispositivos móviles (pero no videoconsolas, aunque es posible que se trasladen aquí más adelante). Desafortunadamente, Sony tiene una comprensión deficiente del mercado de dispositivos móviles, lo que demuestra el comienzo fallido de las ventas de las tabletas de Sony en todo el mundo. No hay razón para creer que Sony Ericsson todavía tiene personas que de alguna manera entienden este mercado, han estado trabajando en otras empresas durante mucho tiempo. Sin embargo, las ventas lo demuestran en todo su esplendor.

Desafortunadamente, tengo que admitirlo, la nueva compañía no tendrá nada nuevo con el viejo Sony Ericsson. Además, la estrategia de Sony es lanzar artilugios elegantes y costosos que sean visualmente atractivos, tal vez incluso inusuales a nivel de software, pero muy promedio en términos de rendimiento. Esta no es una empresa que crea innovaciones, como lo hizo una vez Ericsson en una empresa conjunta. Por supuesto, para mantener las ventas, el nuevo propietario de la marca hablará de innovaciones, pero en realidad todo resultará ser marketing exagerado, como lo hemos estado viendo durante el último año para los productos de Sony Ericsson. De hecho, la transición se produjo, la ideología de Sony ya reina dentro de Sony Ericsson, faltan los últimos retoques. El camino descendente continuará, hoy Sony Ericsson ha absorbido a todos aquellos que no son capaces de hacer un gran avance y prefieren ver morir a la compañía. Desafortunadamente, lo es.

Para mí, Sony Ericsson fue uno de mis fabricantes favoritos hasta 2008. Le rendí homenaje a los ingenieros de la empresa, por los teléfonos que lograron crear, por el hecho de que Nokia y otras empresas los copiaron. Todo está en el pasado, porque en algún momento se perdieron. Y a partir de ese momento se me hizo imposible amar a Sony Ericsson. De vez en cuando salían teléfonos que eran agradables, pero eso es todo. No hubo logros evidentes. Otra marca que ha perdido su espíritu, una cáscara vacía. Y hasta cierto punto me alegro de que finalmente se entierre a este muerto viviente. Los zombis no deben deambular entre personas vivas. Y recordaré la época en que Sony Ericsson era genial. Amén.

Sony Ericsson ha dejado de existir. Amén

La tragedia de Sony Ericsson está relacionada con una de las empresas matrices, a saber, Sony. Pero esto fue precedido por una historia que muchos ya olvidaron o nunca conocieron. La empresa conjunta entre Ericsson y Sony nació el 1 de octubre de 2001, hace casi 10 años. El motivo de su aparición fue el fracaso de Ericsson en el mercado de la telefonía móvil, uno de los antiguos líderes perdía constantemente cuota de mercado. Y esto es en un mercado de rápido crecimiento, donde el finlandés Nokia comenzó a tocar el primer violín. Si en 2000 la cuota de mercado de Ericsson era del 10 por ciento (43,3 millones de teléfonos), en 2001 la empresa creía que sólo podía tener el 7 por ciento y la caída continuaría. Era importante para Ericsson hacer que la división de teléfonos móviles alcanzara el punto de equilibrio, pero la empresa no sabía cómo lograrlo.Uno de los pasos desesperados fue el traslado de sus propias fábricas a Flextronics y la revisión de la línea de productos. A lo largo de 2000, Ericsson estuvo bajo una enorme presión. Incendio en la fábrica de Philips en Nuevo México que descarriló los planes de envío de chips y causó pérdidas. En esa historia, Ericsson decidió mostrar lealtad y creía que Philips restauraría rápidamente la producción. Nokia, que también compró chips de esta fábrica, se volvió a centrar urgentemente en otros chips y perdió alrededor de un mes. Ericsson perdió casi medio año hasta que encontraron un reemplazo para estos chips. Este es el año 2000 a través de los ojos de Ericsson. Sólo malas noticias y sin luz por delante. Por otro lado, el presidente de la compañía desmiente públicamente todos los rumores sobre una posible salida de Ericsson del mercado de telefonía móvil y dice que la empresa es simplemente impensable sin estos productos, son importantes para ella.

Para diciembre de 2000, cuando la empresa se dio cuenta de que ni la reducción de personal ni la eliminación de la costosa investigación y desarrollo ahorrarían dinero, la marca Ericsson pudo salir del mercado de productos de consumo. Entonces, cuando Sony propuso una empresa conjunta a fines de 2000, la gerencia de Ericsson tomó la noticia como un milagro. La empresa se salvó y Sony ni siquiera pretendió abandonar el nombre de la empresa en nombre de la futura empresa conjunta. Las responsabilidades se distribuyeron de manera muy simple: Sony aportó el diseño y el marketing a varios mercados, y la tarea de Ericsson era desarrollar el hardware de los teléfonos, determinar las especificaciones e investigar el mercado. Sony invirtió en la empresa conjunta, se convirtió en una bolsa de dinero. Y esto es comprensible, porque la empresa no podía ofrecer nada más que dinero y un diseño inusual para una empresa conjunta. En 2000, la cuota de mercado mundial de Sony era inferior al uno por ciento y estaba disminuyendo rápidamente. La mayoría de los 7 millones de dispositivos producidos estaban en almacenes, en los años siguientes se vendieron con un gran descuento.

Teléfonos elegantes e interesantes, a diferencia de la competencia, no encontraron su audiencia debido al alto costo. Recuerdo el Sony Z5, el modelo superior con JogDial, que era increíble. Pero así como no se adaptó a la vida real, el teléfono perdía llamadas constantemente, la calidad de la comunicación estaba más allá de toda crítica. Y luego comenzó la falla masiva de esa misma rueda mecánica.

Dos empresas sin éxito se unieron para crear algo nuevo. Nadie pronosticó una vida tranquila para esta alianza. Desde su creación el 1 de octubre de 2001, Sony Ericsson cuenta con 3500 empleados en todo el mundo y tiene su sede en Londres. En Ericsson, desde los primeros días de existencia de la hija, estaban muy celosos de invertir en ella y no creían en el éxito futuro. En 2002-2003, los altos directivos de Ericsson discutieron repetida y públicamente la posibilidad de retirarse de la empresa o terminar su financiación si no se recibe el primer beneficio. Por ejemplo, el CEO de Ericsson, Kurt Hellstrom, dijo en 2002 que no descartaría la posibilidad de dejar de asignar dinero a Sony Ericsson si la empresa no aprendía cómo obtener ganancias en los próximos dos trimestres. En respuesta, Sony ha dicho públicamente que no ve problemas con la empresa conjunta y que seguirá financiándola por completo. La comunicación entre los líderes de Ericsson y Sony pasaba por periódicos y revistas económicas, y la dirección de Sony Ericsson estaba atrapada entre la espada y la pared. En ese momento, no solo surgieron los primeros desacuerdos, sino las semillas de una guerra corporativa que destruyó la empresa conjunta.

En camino a la rentabilidad - 2001-2007

Cuando se formó la empresa conjunta, Ericsson estaba listo para hacer una revolución tecnológica y derrotar a Nokia. Pero no tuvieron tiempo, porque la empresa dejó de creer en esta división, y lo más importante, en su propia fuerza. Ericsson T68 fue el primer producto que apareció inmediatamente después de la fundación de la empresa, pero todavía se etiquetaba como Ericsson. No fue una subestimación decir que era un modelo revolucionario, que introdujo una pantalla a color (256 colores), innovaciones en el menú, plástico suave al tacto y, posteriormente, una versión Bluetooth de este dispositivo (T68m).

La historia no reconoce el modo subjuntivo, pero estoy seguro de que si Ericsson hubiera decidido apoyar su división por su cuenta, la empresa habría obtenido beneficios en 2004 al igual que Sony Ericsson. Hasta 2005, todo lo que ingresaba al mercado era creado por ingenieros de Ericsson y la influencia de Sony en la marca era mínima. La empresa introdujo constantemente modelos interesantes en el mercado, aunque perdió cuota de mercado debido a su frenético crecimiento. Pero aumentó las ventas.

Para 2005, Ericsson logró superar el nivel de ventas de 2000 y la empresa entró en la etapa de crecimiento. En ese momento, Sony Ericsson priorizó los teléfonos con cámaras integradas, dispositivos de música y teléfonos inteligentes (el P800 fue el primer teléfono inteligente con pantalla táctil de la compañía, si no se tiene en cuenta el Ericsson R380). Fue en 2005 cuando se manifestó el efecto de la fusión, la compañía introdujo una línea de teléfonos musicales usando la marca Walkman, que ya había perdido su valor para la mayoría. La combinación de esta marca y los teléfonos móviles se ha convertido en la seña de identidad de Sony Ericsson. Otra marca recibida de Sony fue CyberShot para teléfonos con cámara de calidad. El camino hacia el éxito pasó por los productos desarrollados por Ericsson: primero fue el Ericsson T68, luego el súper popular Sony Ericsson T610 y luego el Sony Ericsson K750/W800.

En 2005, el futuro de Sony Ericsson parecía brillante, todos estaban emocionados y llenos de planes. Los ingenieros estaban construyendo dispositivos de juego porque la dirección de la empresa sentía que este era el próximo gran nicho de mercado al que debería apuntar una empresa innovadora como Sony Ericsson. Desafortunadamente, cuando Sony se enteró de que su hija se estaba preparando para lanzar teléfonos portátiles con capacidades de juego, no solo se indignaron, sino que también hicieron una rabieta uniforme. No se habló de ningún uso de la marca Playstation, pero Sony exigió que la compañía detuviera cualquier desarrollo de teléfonos para juegos, ya que podrían competir con las consolas de juegos portátiles.Los argumentos de la razón y la exhortación no funcionaron, Sony no entendía que si no creaban esos dispositivos, serían otras empresas y era cuestión de tiempo. Como muestra la historia, lo hizo. Pero en Sony Ericsson, sin sospecharlo, ellos mismos provocaron una guerra intraempresarial, para la que la empresa no estaba preparada. Sony decidió que era necesario controlar los procesos que tenían lugar dentro de Sony Ericsson para no permitir libertades como las de los teléfonos para juegos. Los nativos de Sony comenzaron a pelear por la adopción de ciertas decisiones, disputaron muchos puntos, sabotearon la implementación de decisiones y tareas que, en su opinión, "perjudicaron" a Sony. Ganaron en 2007. Aunque hay que decir que desde los primeros días, por acuerdo tácito, se nombró a gente de Sony para el puesto de CEO. El problema ocurrió con el segundo CEO, Miles Flint tomó las ideas establecidas por el equipo de Sony Ericsson demasiado de cerca, se volvió demasiado innovador y se balanceó mucho. En consecuencia, en septiembre de 2007, a petición propia, abandonó la empresa. Y fue una clara victoria para el espíritu de Sony dentro de Sony Ericsson. A partir de ese momento, comenzó un largo camino hacia abajo, y los directores generales fueron reemplazados por varias razones.

En 2005, el futuro de Sony Ericsson parecía brillante, todos estaban emocionados y llenos de planes. Los ingenieros estaban construyendo dispositivos de juego porque la dirección de la empresa sentía que este era el próximo gran nicho de mercado al que debería apuntar una empresa innovadora como Sony Ericsson. Desafortunadamente, cuando Sony se enteró de que su hija se estaba preparando para lanzar teléfonos portátiles con capacidades de juego, no solo se indignaron, sino que también hicieron una rabieta uniforme. No se habló de ningún uso de la marca Playstation, pero Sony exigió que la compañía detuviera cualquier desarrollo de teléfonos para juegos, ya que podrían competir con las consolas de juegos portátiles. Los argumentos de la razón y la exhortación no funcionaron, Sony no entendía que si no creaban esos dispositivos, serían otras empresas y era cuestión de tiempo. Como muestra la historia, lo hizo. Pero en Sony Ericsson, sin sospecharlo, ellos mismos provocaron una guerra intraempresarial, para la que la empresa no estaba preparada. Sony decidió que era necesario controlar los procesos que tenían lugar dentro de Sony Ericsson para no permitir libertades como las de los teléfonos para juegos. Los nativos de Sony comenzaron a realizar la lucha por la adopción de ciertas decisiones, disputaron muchos puntos, sabotearon la implementación de decisiones y tareas que, en su opinión, "perjudicaron" a Sony. Ganaron en 2007. Aunque hay que decir que desde los primeros días, por acuerdo tácito, se nombró a gente de Sony para el puesto de CEO. El problema ocurrió con el segundo CEO, Miles Flint tomó las ideas establecidas por el equipo de Sony Ericsson demasiado de cerca, se volvió demasiado innovador y se balanceó mucho. En consecuencia, en septiembre de 2007, a petición propia, abandonó la empresa. Y fue una clara victoria para el espíritu de Sony dentro de Sony Ericsson. A partir de ese momento comenzó un largo camino hacia abajo, y los directores generales fueron reemplazados por diversas razones.

Fue en este momento que Sony Ericsson personalmente me habló de las dificultades temporales en la empresa, fue a principios de 2008. A mediados de 2008, me convertí en persona non grata de Sony Ericsson, ya que mi evaluación de las acciones de la empresa, los productos y su actitud hacia el mercado fue marcadamente negativa, lo que fue confirmado por sus pérdidas, así como por la pérdida constante del mercado. . Lamentablemente o con alegría, estoy escribiendo este material, y muchos empleados de la empresa lo han dejado a lo largo de los años. A pesar de la declaración declarativa, no creían en su futuro.

Último acorde antes del entierro

Sony Ericsson existe desde hace poco más de diez años. El 27 de octubre de 2011, Sony anunció oficialmente que estaba ofreciendo 1.050 millones de euros por el 50% de las acciones de Sony Ericsson y planea cerrar el trato en enero de 2012 (retraso debido a la aprobación regulatoria). Desde Ericsson se transfiere parte de las patentes y licencias cruzadas de patentes que se utilizan en los teléfonos de la compañía. Teniendo en cuenta las estruendosas guerras de patentes, el valor de las patentes que posee Ericsson hoy y que Sony recibe se mide en otros números, estos son decenas de miles de millones de dólares. Pero era importante para Ericsson salir de este negocio, la empresa no veía ninguna mejora en los próximos años para Sony Ericsson, y eso fue precisamente lo que dictó la decisión.

Sony no dice exactamente cuándo planea dejar el nombre de Sony Ericsson, es poco probable que esto suceda en 2012, 2013 o incluso 2014 parece más probable. Debe entenderse que al desechar la palabra Ericsson, la empresa no solo pierde su antiguo nombre, sino que se convierte en una organización completamente diferente. La empresa se integrará en Sony como una de las divisiones con todas las consecuencias que ello conlleva (otra cultura corporativa, otras metas y objetivos). La nueva división de Sony Mobile no solo contará con teléfonos, sino también con tabletas, además de otros dispositivos móviles (pero no videoconsolas, aunque es posible que se trasladen aquí más adelante). Desafortunadamente, Sony tiene una comprensión deficiente del mercado de dispositivos móviles, lo que demuestra el comienzo fallido de las ventas de las tabletas de Sony en todo el mundo. No hay razón para creer que Sony Ericsson todavía tiene personas que de alguna manera entienden este mercado, han estado trabajando en otras empresas durante mucho tiempo. Sin embargo, las ventas lo demuestran en todo su esplendor.

Desafortunadamente, tengo que admitirlo, la nueva compañía no tendrá nada nuevo con el viejo Sony Ericsson. Además, la estrategia de Sony es lanzar artilugios elegantes y costosos que sean visualmente atractivos, tal vez incluso inusuales a nivel de software, pero muy promedio en términos de rendimiento. Esta no es una empresa que crea innovaciones, como lo hizo una vez Ericsson en una empresa conjunta. Por supuesto, para mantener las ventas, el nuevo propietario de la marca hablará de innovaciones, pero en realidad todo resultará ser marketing exagerado, como lo hemos estado viendo durante el último año para los productos de Sony Ericsson. De hecho, la transición se produjo, la ideología de Sony ya reina dentro de Sony Ericsson, faltan los últimos retoques. El camino descendente continuará, hoy Sony Ericsson ha absorbido a todos aquellos que no son capaces de hacer un gran avance y prefieren ver morir a la compañía. Desafortunadamente, lo es.

Para mí, Sony Ericsson fue uno de mis fabricantes favoritos hasta 2008. Le rendí homenaje a los ingenieros de la empresa, por los teléfonos que lograron crear, por el hecho de que Nokia y otras empresas los copiaron. Todo está en el pasado, porque en algún momento se perdieron. Y a partir de ese momento se me hizo imposible amar a Sony Ericsson. De vez en cuando salían teléfonos que eran agradables, pero eso es todo. No hubo logros evidentes. Otra marca que ha perdido su espíritu, una cáscara vacía. Y hasta cierto punto me alegro de que finalmente se entierre a este muerto viviente. Los zombis no deben deambular entre personas vivas. Y recordaré la época en que Sony Ericsson era genial. Amén.